3) El paño que cubre el trono y sobre el que se apoya la cruz y el libro es de color púrpura. Es el manto real y, a su vez, evoca, la sangre de Cristo, puesto que él es rey en la cruz y con su sangre somos rescatados. Jesucristo es Rey, Juez, Sumo Sacerdote y Cordero degollado que está vivo.
En la Santa Misa ya se hace presente tanto su realeza salvadora, como su juicio y su sacerdocio que se ofrece a sí mismo en sacrificio eterno.
Apoc.1,5-6: "Jesucristo, el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos, el Príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados  y ha hecho de nosotros un Reino de Sacerdotes para su Dios y Padre, a él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén."