La dedicación de una iglesia con la consagración del altar es una de las liturgias más solemnes y que hace vivir el misterio de la Iglesia, Esposa y Cuerpo de Cristo, templo y pueblo de la Trinidad. Es un acontecimiento de toda la Iglesia diocesana.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar