El obispo con toda la Iglesia oró pidiendo a Dios la consagración de la iglesia y el altar. Ungió con el Santo Crisma el altar y las paredes. Ofrecí el sacrificio del incienso. Se encendieron cirios y luces. Y celebró la Eucaristía sobre el nuevo altar, que es Cristo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar