escudo grande

 

Alberto Sanguinetti Montero

Obispo de Canelones

CARTA DEL SR. OBISPO CON MOTIVO DEL INICIO DEL ADVIENTO

A toda la  Iglesia de Dios que peregrina en Canelones

Gracia, paz y consuelo del Espíritu de nuestro Dios.

            El Santo Adviento, mis queridos hermanos, nos invita a la esperanza. Comienza todo el año litúrgico con el introito propio de este primer Domingo, cantando el salmo 24: A ti elevo mi alma, a ti mi Dios y Señor. ¡elevemos, pues, levantemos el alma, el corazón, a Dios! Esperémoslo a Él, poniendo nuestra mirada en la venida gloriosa de Cristo y en su reino que no tendrá fin.

            Continúa diciendo el salmo: yo pongo en ti mi confianza. Sí, confíe cada uno, pongamos juntos la confianza en el Señor, porque ninguno de los que esperan en el Señor tendrá que avergonzarse. Seamos constantes en la espera y en la fidelidad.

            Como Iglesia de Dios aquí y ahora, miramos hacia Jesucristo que viene, aguardando el Reino eterno. Confiamos en su presencia salvadora y ponemos en él nuestra esperanza. Por ello, nos renovamos en el esfuerzo de servirlo y elevamos juntos la acción de gracias, confiando en alcanzar la alabanza del Señor que dura para siempre.

           

            En este mismo Domingo, por invitación del Santo Padre Francisco, se abre un Año de la Vida Consagrada. Es ocasión para que demos gracias por el don de las diferentes personas e institutos de Vida Consagrada, de religiosas y religiosos, que viven su seguimiento de Cristo y su servicio en nuestra Iglesia Diocesana. Al mismo tiempo oramos esperanzados para que el Señor multiplique el llamado y la santidad de quienes se entreguen plenamente a él.

            También quiero compartir con ustedes mi alegría de poder ofrecerle a toda la Iglesia canaria la imagen de Jesús, sacerdote y cordero eterno, que ha sido pintada en el ábside de nuestra Iglesia Catedral, y fue propuesta como recuerdo del Santo Jubileo de oro de nuestra Diócesis.  

Yo vivo a esta imagen como una ofrenda de amor a Jesucristo, como una profesión de fe en nuestro Dios y Salvador, como un acto de esperanza de su venida gloriosa, como una muestra de gratitud por su presencia salvadora en medio de nuestra Iglesia, especialmente en la Santísima Eucaristía. Él viene hacia su pueblo santo. Hacia Él marchamos, y Él nos une consigo  para alabar y glorificar al Padre en la unidad del Espíritu Santo.

La presentación y bendición será el próximo lunes 1º a las 20 hs.

Desde mi corazón de obispo invito a todos a que de la forma y en el momento en que sea posible, compartan conmigo y compartamos juntos esta alegría y esta esperanza.

            Los bendigo para que en la esperanza sean salvos y vivan alegres  

                                                                                             

X Alberto,  Obispo de Canelones  

Por mandato del Sr. Obispo

esta carta debe ser leída en todas las celebraciones

del Domingo I de Adviento de 2014

Pbro. Jorge Jaurena Churi Canciller