El ángel que recoge la sangre

 

Aunque en la foto no se ve – no estaba terminado – este ángel abajo del todo a la izquierda del observador, lleva en la mano un cáliz en el que recoge la sangre de Cristo.

Así se destaca el supremo don de Cristo, de su ofrenda, de donde proviene el perdón de los pecados y la alianza eterna: su preciosa sangre.
Esta imagen relaciona la sangre de la cruz, el sacrificio eterno de Cristo en los cielos y el cáliz de la alianza nueva eterna del sacrificio eucarístico.
A su vez, el ángel de manera delicadísima contempla la llaga del Salvador de donde brota la preciosa sangre.

 

 

Ángel con los clavos

 

Este ángel lleva en una bandejita los clavos con que el Señor fue clavado en la cruz. Más allá de la tradición que habla de tres clavos (dos para las manos y uno que atraviesa ambos pies), o de cuatro (uno para cada pie), el número de cuatro clavos si evoca las cuatro llagas producto de la perforación con los clavos. La quinta llaga es el costado abierto por la lanza.
Por eso los clavos remiten a las llagas (Jn. Lucas 24:39: Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo; Jn.20,25 se refiere a la señal de los clavos en las manos).


El ángel presenta a la contemplación los clavos que abrieron las llagas de Cristo, rodeando con delicadeza la bandeja que los sostiene.
Al mismo tiempo, dada también su colocación central, él mismo está mirando hacia el centro de Cristo, como adentrándose en sus sufrimientos y llevándonos a la consideración de su sacrificio.

LOS SANTOS ÁNGELES QUE RODEAN A CRISTO SACERDOTE Y OFRENDA ETERNA.

 

La grandiosa imagen central será la de Cristo, Señor resucitado y entronizado, y, al mismo tiempo Sacerdote y Víctima que se ofrece en sacrificio eterno ante el Padre.
Ese sacrificio y ofrenda de perfecta reconciliación y alabanza la actualiza Jesucristo en cada Santo Sacrificio de la Misa, uniendo consigo a la Iglesia, su Esposa y su cuerpo.
Ese sacrificio eterno lo realizó Jesús de una vez para siempre en su bienaventurada pasión voluntariamente aceptada en obediencia al Padre, entregándose a Él en el altar de la Cruz.

Para significar y recordar esta unidad de misterio y su anclaje real e histórico – del cual la misa es memorial perpetuo – alrededor de Cristo aparecen 7 ángeles. Seis de ellos llevan los instrumentos de la pasión. Uno de ellos contempla, azorado, conmovido, contemplante.

 

Segundo Angel

 

Debajo del anterior lleva en las manos la esponja con a Jesús que le dieron de beber vinagre y la lanza con que le abrieron el costado. Nos ayuda a hacer memoria de estos dos momentos de la santa pasión.

Al mismo tiempo, ambos ángeles, junto con los otros (cuatro a la derecha de Cristo – izquierda del que mira; tres a su izquierda), miran a Cristo y nos conducen a todos a mirar a Jesús en su sacrificio: los ángeles del cielo, los santos, la Iglesia de la tierra, y especialmente los que nos unimos al Santo Sacrificio de la Misa.

El paño con que los ángeles cubren sus manos nos enseña toda la reverencia, incluso con nuestro cuerpo con el que debemos acercarnos a las cosas divinas. La liturgia está impregnada de esta santa reverencia. Los ángeles nos la enseñan y a ellos los acompañamos en cada celebración.

Los Querubines

 

En las paredes laterales como una guarda irán tres querubines de cada lado. Los querubines se representan con una cara de ángel, con seis alas. Tienen en sus manos unos pequeños cartelitos con la inscripción SANTO. Los querubines expresan la adoración permanente de los coros angélicos ante la majestad de la Trinidad Santísima. Es el culto perpetuo en la liturgia de la Jerusalén del cielo, en el cual Jesucristo ofrece ante el Padre el sacrificio eterno.


De ese culto perfecto, participa la Iglesia en el sacrificio eucarístico y lo expresamos en el seno de la Plegaria Eucaristía, cuando con los ángeles y los arcángeles cantamos el mismo himno: Santo, Santo, Santo es el Señor del Universo.

El rostro de Cristo

 

Aunque sea apenas un dibujo y falte tanto para concluirlo, el rostro de Cristo es la culminación del fresco, hacia

él irán todas las miradas. Este esbozo nos ayuda a ir concibiendo la imagen total.

 

 

 

El Espíritu Santo

IMG-20141002-WA0000Aunque sea entre palos y cuerdas, podemos ir gustando paso a paso la realización del fresco del ábside de la Catedral, que es una confesión plena de la fe de la Iglesia, la fe trinitaria. Al mismo tiempo es un acto de culto: una proclamación y alabanza de la Santa Trinidad, es pues una manifestación permanente del misterio celebrado en la Eucaristía.

Debajo de la mano que simbólicamente hace presente al Padre, aparece la figura de la paloma, símbolo del Espíritu Santo. Está en el interior de un círculo, símbolo de la divinidad: recibe la misma adoración y gloria que el Padre y el Hijo.

Es enviado por el Padre a Jesucristo: primero en la encarnación del Hijo Unigénito por obra del Espíritu Santo. En segundo lugar, desciende el Espíritu Santo en forma de paloma sobre Jesús que asciende del agua del Jordán y el Padre lo proclama como el Hijo en quien se complace.

En la transfiguración el Espíritu Santo está figurado en la nube luminosa que envuelve a Cristo con sus discípulos. Jesús se ofrece en la cruz al Padre en el Espíritu Eterno. Es el Espíritu que da la inmortalidad a la humanidad glorificada de Jesucristo. Y Jesús desde el cielo es dador del Espíritu Santo sobre la Iglesia, sobre cada bautizado y confirmado, ungido con el Espíritu.


Primeras lineas del fresco de la catedral. 

Podemos ofrecer las primeras fotos.

   

 

Comenzando el Fresco de la Catedral  

te invitamos a tomar parte en  esta gran obra

El ábside es la parte del templo, abovedada y comúnmente semicircular, que sobresale en la fachada posterior, y donde se instalan el altar y el presbiterio.

De alguna forma ordena el espacio de la iglesia, donde es congregada la asamblea de la Iglesia, con un movimiento propio: se dirige hacia el presbiterio – donde se celebran los santos misterios– y culmina en el ábside, donde se representa el mundo celestial, término del peregrinar, y del que ya se participa en la Liturgia que Cristo ha instituido.

 

 Por eso, en el ábside de las catedrales siempre se ha procurado una composición que manifieste el misterio eterno y que sea expresado con la mayor belleza. En nuestra Catedral proyectamos una gran imagen de Cristo glorioso sentado, mostrando sus llagas, ofreciendo el sacrificio eterno. Sobre Él, los signos del Padre (la mano) y del Espíritu Santo (la paloma). En torno los ángeles con los instrumentos de  la pasión y los querubines que adoran.

 Esta composición es una proclamación de nuestra fe en la Trinidad Santísima, en la victoria de Cristo muerto y resucitado, y de su presencia en el Santo Sacrificio de la Misa.  

 Será ejecutado en una técnica muy difícil y de gran calidad – la pintura en fresco – por la artista Alicia Bauer. Constituirá un gran aporte litúrgico y artístico a nuestra Catedral y a todo Canelones.

Como lo anunciamos al terminar el Jubileo de Oro de la Diócesis canaria, quedará como signo y recuerdo de tal memoria.

 Las fotos muestran el comienzo del trabajo previo: la preparación de la pared, para recibir luego el revoque, sobre el que se pinta ‘en fresco’.

 Tenemos la ocasión de ser todos partícipes de esta obra, que es,1º : confesión de fe en la Trinidad; 2º: una ofrenda de gratitud y amor a Dios; 3º: una proclamación de Cristo, esperanza de la gloria; 4º: una participación de la celebración del Santo Sacrificio de Cristo; 5º; un testimonio permanente de la luz del Evangelio ante todos; 5º: una expresión de belleza, que dimana de la alegría del don recibido de la entrega de Cristo y la vida eterna y divina que nos es regalada.

 Para tener parte en esta obra, recemos y ofrezcámosla. También colaboremos con una ofrenda generosa, alegre y agradecida. Podemos hacerlo en esta página web, abajo, donde dice Donate, también en la cuenta del BROU en pesos uruguayos 4-36564-6, a nombre de Iglesia Católica Apostólica Romana - Diócesis de Canelones. Además podemos entregar personalmente la donación. 

+ info y fotos