“Todo lo que es del Padre es mío”
(Juan 16,12-15)
Algunos de los primeros cristianos encontraron dificultades en aceptar la idea de un Dios trino, es decir, un único Dios en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Una de las dificultades surge con la persona misma de Jesús, a quienes algunos ven solo como una criatura, a la que Dios adopta, pero no como el Hijo eterno del Padre que se hizo hombre, como revela, sobre todo, el evangelio según san Juan.
Pasada la solemnidad de Pentecostés, gran manifestación del Espíritu Santo, nos detenemos ahora a contemplar el misterio de la Santísima Trinidad; misterio que no llegamos a comprender totalmente, pero que siempre podemos comprender un poco más.
Mi reflexión para este domingo 12 de junio de 2022, Santísima Trinidad.
Bendiciones.
+ Heriberto, obispo de Canelones, Uruguay.

Contacto

Batlle y Ordoñez 579

  • (598) 4 3322568

  • info@diocesisdecanelones.com

Quien está en línea?

Hay 128 invitados y ningún miembro en línea

Visitantes

Redes

facebooktwitter google youtube

Search