“El Hijo del hombre vino a buscar y a salvar
lo que estaba perdido” (Lucas 19,1-10).
Si pensamos que Dios nos está mirando, nos imaginamos que nos mira desde arriba.
Cuando Jesús se encuentra con Zaqueo, en cambio, lo mira desde abajo. Es verdad, no podía ser de otra manera, porque Zaqueo estaba subido a un árbol... pero Jesús, rostro de la Misericordia del Padre, Hijo de Dios hecho hombre, no mira desde arriba. Mira de frente y, a veces, desde abajo. Y entonces ¿Qué sucede? ¿Responde el hombre a esa condescendencia de Dios?
Creemos en un Dios que quiere devolver la inocencia a quien la ha perdido y es capaz de cambiar en justo al pecador.
Mi reflexión sobre el evangelio del Domingo XXXI durante el año, ciclo C, 30 de octubre de 2022.
Y además:
- Fiesta de la comunidad de Las Piedras, este mismo domingo.
- Santoral
- Jornada Diocesana de Adolescentes, sábado 5 de noviembre
Bendiciones,
+ Heriberto, Obispo de Canelones, Uruguay

Contacto

Batlle y Ordoñez 579

  • (598) 4 3322568

  • info@diocesisdecanelones.com

Quien está en línea?

Hay 113 invitados y ningún miembro en línea

Visitantes

Redes

facebooktwitter google youtube

Search