"Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy" dice uno de los salmos (2,7). Ser cristiano es un don, que está antes de cualquier cosa que podamos hacer. Para ser cristianos debemos renacer con un nuevo nacimiento. Este es el sentido del bautismo. Con nuestra fe podemos ir al encuentro con Cristo, pero sólo él puede hacernos cristianos. Sólo él puede dar respuesta a ese deseo nuestro, a esa voluntad: el poder de llegar a ser hijos de Dios, que nosotros, por nosotros mismos, no tenemos.
Mi reflexión sobre el evangelio de este Domingo del Bautismo del Señor, 7 de enero de 2024.
Bendiciones.
+ Heriberto, Obispo de Canelones, Uruguay.

Contacto

Batlle y Ordoñez 579

  • (598) 4 3322568

  • info@diocesisdecanelones.com

Quien está en línea?

Hay 61 invitados y ningún miembro en línea

Visitantes

Redes

facebooktwitter google youtube

Search