Para nosotros, creyentes, y para muchos que no lo son pero que se dejan tocar por este relato, el grito de Jesús estremece. Es desconcertante. Es perturbador.
Que los hombres abandonen o, directamente, que rechacen a Jesús, puede tener muchos motivos… miedo, incomprensión, ingratitud, decepción, de parte de los discípulos y de la multitud. De parte de las autoridades, enceguecimiento, cerrazón, abuso de poder.
Pero… ¡el Padre! ¿No responde el Padre al grito de Jesús?
Mi reflexión sobre el relato de la Pasión según san Marcos (14, 1-15, 47), Domingo de Ramos, 24 de marzo de 2024, ciclo B.
Bendiciones.
+ Heriberto, Obispo de Canelones, Uruguay

Contacto

Batlle y Ordoñez 579

  • (598) 4 3322568

  • info@diocesisdecanelones.com

Quien está en línea?

Hay 47 invitados y ningún miembro en línea

Visitantes

Redes

facebooktwitter google youtube

Search