La Trinidad nos revela un Dios que se da, que se da a sí mismo.

 En la Trinidad el Padre se da al Hijo y el Hijo se da al Padre, abrazándose en el Espíritu. La Trinidad nos abre el corazón de Dios.
Dios viene a nosotros como amor. Nos toca con su amor. Nos hace capaces de amar. Y no podemos responderle de otra forma que con nuestro amor. Amándolo a él y al prójimo.
Mi reflexión para este domingo 30 de mayo de 2021, solemnidad de la Santísima Trinidad, recuerdo de los santos de la semana y fiestas patronales de la parroquia de Shangrilá y el Monasterio de la Visitación, Progreso.
Bendiciones,
+ Heriberto, Obispo de Canelones.

Contacto

Batlle y Ordoñez 579

  • (598) 4 3322568

  • info@diocesisdecanelones.com

Quien está en línea?

Hay 347 invitados y 2 miembros en línea

Visitantes

Redes

facebooktwitter google youtube

Search